No encuentro un término que defina mejor al cambio de paradigma que están llevando adelante las mujeres en nuestro país y en el mundo que el de revolución. Así lo viví en el Encuentro Mujeres Arriba de Cambiemos que se realizó este sábado en la ciudad de Lincoln, y que tuve el honor de cerrar con un discurso en el que compartí mi mirada sobre lo orgullosas y conscientes que deben estar las mujeres por lo que están protagonizando.

Es una revolución integral porque apuntan a generar un cambio global; es pacífica porque ante las provocaciones de una mayoría aplastante continúa dando el ejemplo con firmeza; es comprometida porque mueve las estructuras mismas de una sociedad cómodamente acostumbrada al machismo; y es solidaria porque tienen generosidad para con las más desfavorecidas, las más postergadas, las más olvidadas.

El feminismo no es lo opuesto a machismo: cada vez más hombres de bien estamos del lado de las mujeres, acompañando su lucha y reivindicando sus objetivos. Hoy, como nunca, mujeres arriba!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *